Artículo de reflexión: “Líneas”

Existen líneas. De enorme extensión y ramificaciones inimaginables.  Son líneas que dividen y seccionan. Son fronteras entre países, ciudades, regiones… Y también alrededor de las personas. De cada una de estas. Incluso dentro de nosotrxs. Separándonos desde nuestra propia mente, con todo el dolor que conlleva.

Pero antes no existían. Las hemos creado y nos las hemos creído. Hemos establecido separaciones entre lo que es propiedad nuestra y lo que es de las demás. Entre los “ricos” y los “pobres. Entre nuestra personalidad real y la aparente.

Así nos sentimos más seguras y a salvo, aunque cause sufrimiento. Porque de no ser así, ¿cómo mantendríamos los recursos para nuestra supervivencia? Tenemos que resguardarnos de la escasez. En la tele dicen que hay poca agua, poca comida, poca sinceridad, poca humanidad… Y eso nos da miedo. Así que construimos más líneas.

Pero, ¿nos planteamos quienes nos dicen todo eso?, ¿qué intereses tienen lxs que crean y predican la escasez? Y si dejamos de creerlos, ¿qué pasará?

Pues bien: ¾ partes de la superficie terrestre son agua, potable o potabilizable. Existen en la tierra sobre 7.000 millones de personas con las que relacionarnos. Una semilla de maíz puede producir 700 más. Una sola patata mediana puede darnos 8 kilos de producción. Del sol nos llegan unos 700.000.000.000.000.000 Kw cada hora… ¿Entonces, donde está la escasez?

La respuesta es fácil: está básicamente en nuestra concepción del mundo bajo el paradigma del sistema monetario. Y bajo él, todo es más rentable cuanto más escaso. Es momento de espabilar. Tenemos recursos, tecnología y conocimientos para dejar de estar condicionados por las líneas del miedo y por los límites impuestos.

Con un poco de trabajo consciente podemos disolver esas líneas. No te lo creas. Únete a Granada en Transición (GeT) y compruébalo tú misma.

Ponte en contacto con nosotrxs 😉

Anuncios